11-12-2008

EN NUESTRA MEMORIA ESTÁN Y AHÍ PERMANECERÁN

Reconocimiento a sacerdotes Wenche Barra, Alfredo Hudson,
Pedro Aguiar y Pepo Gutierrez



Un número de organizaciones cristianas llevó a cabo el 13 de noviembre una hermosa y significativa actividad de reconocimiento a cuatro importantes sacerdotes de Valparaíso.

Pepo Gutiérrez, Wenche Barra, Aldredo Hudson y Pedro Aguiar fueron reconocidos como pastores de diversos sectores y parroquias en los que su huella perdura a pesar del tiempo y las circustancias.

Fue así que casi un centenar de personas se congregaron en el Convento San Francisco en el Cº Barón para el encuentro y la celebración. Según los convocantes fue una tarde de recuerdos, convivencia, construcción de la memoria y el relevar la altura ética de tan coherentes sacerdotes.


Palabras sentidas de Pedro Aguiar.



Eugenio Espinoza, de Ramaditas (de polera roja al frente)
entregó un emotivo testimonio en torno al trabajo de
Alfredo Hudson.

Para quienes no saben, o se han olvidado, el padre Alfredo Hudson estuvo a cargo de la Parroquia Andacollo a finales de los 60 y principios del '70. Realizó su acción pastoral en Ramaditas hasta Septiembre de 1973. Sobre su paso por Ramaditas, Rocuant y otros sectores del Barrio O'higgins es bien poco lo que se sabe o o existe bastante desmemoria de la comunidad. Quizás uno de los hechos interesantes de Hudson lo constituye la formación de la primera comunidad universitaria boliviana en Chile. Según antecedentes la mayoría de ellos estudiantes de la Universidad Federico Santa María.

Compartimos con Uds. parte de un discurso de bienvenida de un miembro de la ONG CIDPA, a propósito de cumplir 10 años de trabajo en la región. El padre Alfredo Hudson fue cofundador de esta institución la cual efectúa una interesante labor de investigación hasta nuestros días en el área de intervención social.

"Quiero en nombre de mis compañeras y compañeros de trabajo darles la bienvenida a todas y todos ustedes en este día; que tiene —a lo menos— dos significancias importantes para nosotros. En primer lugar, celebrar junto a ustedes nuestra primera década de trabajo social no gubernamental en la V Región. Diez años de trabajo con y para las y los jóvenes urbano populares. Y en segundo lugar, presentar a ustedes nuestro «Segundo Informe de Derechos Juveniles de la V Región», que forma parte del quehacer que desarrollaremos en nuestros próximos tres años de trabajo.

Respecto a nuestra historia de diez años, quisiéramos decir algunas cosas. Era el año 1987, cuando un grupo de jóvenes inquietos, entusiastas, idealistas, rebeldes, alegres y enamorados del trabajo social, aceptábamos la invitación que nos hacía, en ese entonces, Alfredo Hudson, para colaborar y trabajar en su área social de la Parroquia «La Asunción de la Virgen María» de Achupallas. Allí nos juntamos con otros jóvenes. Entonces éramos universitarios y nos movía la fuerte convicción de que había que empujar la solidaridad junto con otros hombres y mujeres que vivían tiempos difíciles de pobreza. Duros años aquellos, representados por un período de vida social, política, económica y académica que se vive y desarrolla bajo un contexto de crisis. Crisis en los modos de relacionamiento social, crisis en los modos de participar, crisis en los modos de pensar, crisis en los modos de vivir. Sin embargo, a pesar de ello, no hemos visto ni vivido un tiempo más solidario, más participativo, más formativo, más creativo, que aquél.

Con esta paradoja de vivir entre tonos grises y de colores, Alfredo Hudson nos puso una nueva señal en el camino y se encargó de instalar en nosotros la necesidad de continuar un trabajo social independiente, desde el lado de la gente. Seguíamos siendo jóvenes, teníamos más formación, más experiencia, y la reflexión fue ¿por qué no?, ¿por qué no crear nuestro propio proyecto de trabajo? Para ello acogimos el modelo de los Organismos No Gubernamentales (ong) que venía desarrollándose con mucha fuerza en nuestro país y nos convertimos en el Centro de Investigación y Difusión Poblacional de Achupallas, cidpa. Era el año 1989, año de las primeras elecciones presidenciales en nuestro país, después de una década y media de dictadura militar."

Valparaíso, mayo de 1999.-


http://reflexionvalpo.blogspot.com

No hay comentarios.: