23-08-2008

EL TRIGAL, 1939, PELICULA CHILENA FILMADA EN PARQUE QUINTIL, SANTOS OSSA Y CERRO DELICIAS, VALPARAISO.

En 1939, sólo tres películas figuran en los anales de la producción cinematográfica nacional. El hechizo del trigal, de Eugenio de Liguoro, Hombres del sur, de Juan Pérez Berrocal y Dos corazones y una tonada de Carlos García Huidobro. De éstas, sólo "El hechizo del trigal" se realiza en Valparaíso, (*)

________________________________________________________________________________________________

El proyecto para hacer la película surge por iniciativa de don Jacinto Cademártori Rosso, hombre de negocios y creador de la tradicional sombrerería Woronoff, y a quien el secretario privado del Presbítero Rubén Castro, Manuel Calcagno, le presenta a Eugenio De Liguoro. Éste llega al país el año anterior, luciendo título de Conde, con antecedentes de su labor en Italia, Europa y Estados Unidos.

En cosa de días, con sólo el entusiasmo, una cámara filmadora y la colaboración de Orlando Arancibia, periodista y director del diario La Estrella, se inicia la aventura de hacer una película en Valparaíso. El guión lo escribe Arancibia y tiene por argumento la inauguración de un estanque, que riega los campos de un hacendado, cuya hija se casa con un ingeniero.

Los roles estelares son ocupados por actores no profesionales. El ingeniero es interpretado por Carlos Marinkovic, en ese tiempo administrador del Teatro Valparaíso. Otros actores son María Lubet, anterior reina de belleza de Quilpué; Adriana Leyhton, reina de belleza de Valparaíso; Fortunata de De Liguoro, que hace las veces de maquilladora y además, el papel de una tartamuda (para que no se notara su acento italiano). Abelardo Diabuno, actor aficionado y Alejo Álvarez otografía está a cargo de Carlos Yañez; el sonido, de Ricardo Vivado, director de la Radio Pacífico y Ewald Beier. La música, creada especialmente para la película por Prospero Bisquert, es interpretada por la Orquesta Sinfónica de Chile.

El material cinematográfico virgen (de alto costo antaño y ahora), se adquiere a través de la Kodak, empresa que, gracias a los intachables informes económicos de Jacinto Cademártori, da un crédito sin restricciones para importar latas de películas e implementos de laboratorio para el revelado.

Los cuidados aspectos técnicos, principalmente la música y el sonido que recién se introducían en el cine nacional, le dan a la película una buena factura, la que se traduce en una calurosa acogida tanto de la prensa como del público.

A pesar de la falta de contrastes luminosos, ya que sólo se puede filmar los días soleados, el público identifica los campos, la trilla y el quehacer de los fundos.

Las locaciones y posteriores filmaciones se realizan en el Parque Santos Ossa, en ese momento propiedad del Municipio; en la Estación Ferroviaria de Peñablanca, hasta donde llega una radiante máquina a vapor pulida cuidadosamente por los empleados para la filmación y en la Calle Ibsen del Cerro Delicias, en Valparaíso, entonces residencia del señor Cademártori.

Posteriormente allí se construye un enorme laboratorio, que pasó a formar parte de este nuevo estudio, denominado "La Perla del Pacífico".

En una entrevista que le hiciéramos a Alejo Álvarez el 20 de junio de 1997 sobre la película, éste nos dice:

"La historia de la película "El hechizo del trigal", no es la idea de un soñador cineasta chileno. Es la idea y el propósito de un soñador cineasta italiano que viajando para conocer países exóticos, llega desde la India y se queda en Valparaíso, encontrándolo parecido a Génova por lo que echó anclas y se quedó en tierra, cual moderno Colón, para hacer cine en Valparaíso. Era el Conde Eugenio De Liguoro que con su esposa, decidieron hacer cine en la ciudad que tenía una gran belleza, pero que no tenía ni cámaras, ni equipos de grabación de sonido, director, ni reflectores, ni actores (...). Con su objetivo claro, convenció a otros italianos, entre ellos a Jacinto Cademártori y a un español para formar la sociedad La Perla del Pacífico y en el garage de Manuel Calcagno, otro de los capitalistas, cantante aficionado de ópera y que después desempeñó un papel protagónico, se construyó el laboratorio: cubetas para revelado, una hechiza copiadora y una gran rueda de madera, donde se enrollaba el negativo o el copión, para secarlo dándole innumerables vueltas. Los propios actores, mientras no estábamos trabajando en la filmación, íbamos a darle vuelta a la rueda.

Nadie creyó que la película se comenzaría y menos que se terminaría y mucho menos que se estrenaría. Era tal el escepticismo que los diarios y revistas especializadas, sólo escribieron de la película cuando estaba lista para su estreno.

Los técnicos se improvisaron con los empleados de la Sombrerería Woronoff, propiedad de Cademártori. Así se convirtieron en ayudantes de producción y dirección.

La verdad es que recordar esa filmación es para emocionarse. Ver tanta gente que participaba, sin ganar un centavo, solo por aparecer y decir "yo trabajé en la película...

Que angustia da recordar que muchos ya no están con nosotros; todos los que vivieron esos días que se citaba a filmación, y había que esperar horas, para que saliera el sol, porque en Valparaíso el sol sale tarde, y había que iluminar a los que protagonizaban una escena, con pantallas de cartón, forradas en papel plateado o dorado (...).

La mayoría de los que trabajamos en "El hechizo del trigal" éramos hijos de extranjeros, por eso que Carlos Marinkovic se llamó Carlos Danilo y yo, Alejandro Angelini, pase a ser Alejo Álvarez, nombre que creí duraría el tiempo de exhibición, pero no fue así".

Esta entrevista, Alejandro, que falleció en febrero de 2002, la dedica al maestro Eugenio De Liguoro y a todos los compañeros de esa aventura "como un recuerdo que tuvo mucha significación en la nueva etapa del Cine Chileno". Pero, a pesar de los ofrecimientos de terrenos para construir estudios de filmación la Sociedad no se consolida. De Liguoro, quien demuestra oficio, emigra a la capital, donde hace diez películas más, todas de éxito comercial. Un cine liviano y sin pretensiones, muy a tono con el gusto del grueso público.

El hechizo del trigal se estrena el 25 de abril de 1939, simultáneamente en los Teatros Victoria, Municipal e Imperio de Valparaíso.

(*)Artículo de Poldy Valenzuela, periodista especialista en cine.

12 comentarios:

gonzalo diabuno dijo...

HOLA, SOY GONZALO DIABUNO Y QUISIERA SABER DONDE PUEDO ENCONTRAR LAS PELICULAS ANTERIORMENTE NOMBRADAS, ME INTERESA SABER SOBRE LA HISTORIA DE MI CIUDAD

Memoria Barrio O'Higgins dijo...

Mira, quien podria saber es Poldy Valenzuela, critica de cine y profesora de la Universidad Catolica de Valparaíso. También escribe para la estrella o el mercurio. Creo que tener acceso a la pelicula debe ser dificil a lo mejor. De todos modos si es así avisame.
Saludos y gracias por el comentario.

gonzalo diabuno dijo...

Gracias por responder ¿Tiene algun correo electronico o telefono para poder hablar con ella???

Memoria Barrio O'Higgins dijo...

Debes ubicarla en la Universidad Católica de Valparaíso o consultar al diario La Estrella. No tengo ni telefono ni mail.

Anónimo dijo...

Hola! Adonde se puede en contrar la pelicula "El hechizo del trigal"?

Memoria Barrio O'Higgins dijo...

Trataré de ubicar a Poldy Valenzuela y les cuento como me fue.
Saludos

Anónimo dijo...

HOLA CONTACTARME A: panoramasalsa@yahoo.fr yotengo una pista de donde seguramente està la pelicula El Hechizo del Trigal Andrés BRAVO Ginebra SUIZA

Sergio Prod. Gamelin dijo...

Yo logré tener en mis manos ese filme. Estaba en una lata un tanto oxidada y pude ver a tras luz algunos cuadros de esa película. Esto fue alrededor de 1984, en Valparaíso, en calle Cochrane, casi al llegar a Plaza Sotomayor, junto a lo que era entonces el Correo. Era entonces un negocio que fabricaba timbres de goma y cuyo dueño tenía esta y otras películas más. Creo que su padre había trabajado en un cine de la ciudad. Esta información se la dí a un profesor de cine de la U. Católica de Valparaíso. No se que resultó de eso. Quizás hay alguien que sepa algo más de que ocurrió con estas cintas.

Francisco Manzo Baeza dijo...

Mario D'Alba (nombre artístico de Manuel Calcagno Silva) interpreta al Patrón en el Hechizo del Trigal.

Manuel Calcagno Silva (Mario D'Alba) es junto a Eugenio De Liguoro encargado del guión y diálogo de la película.. Elvira Gayani, esposa de Manuel Calcagno (afamada pianista), fue la encargada del reparto Musical.

Don Manuel Calcagno Silva era exalumno del Instituto Quillota (hoy Instituto Rafael Ariztía) de los Hermanos Maristas, fundador y primer presidente del Club San Luis de Quillota (fundado el 8 de Diciembre de 1919) y fundador y primer presidente del Centro de exalumnos de dicho Colegio.

Anónimo dijo...

Francisco: el Hechizo del Trigal fue
recientemente restaurada por un equipo de la UCV y ahora forma parte del archivo historico de cine de dicha institucion. En la Sombrereria Woronoff encontramos un archivo con varios recortes de la prensa local de la epoca aludiendo a la pelicula, sus actores, etc.

Francisco Manzp Baeza dijo...

Don Manuel Calcagno Gayani (hijo de don Manuel Calcagno Silva) me regalo una copia de la película El Hechizo del Trigal en un CD que puedo compartir

Francisco Manzo Baeza dijo...

La primera parte de la película (La Trilla) fue grabada en la localidad de La Palma en Quillota, al parecer en el Fundo donde actualmente se encuentra la Facultad de Agronomía de la UCV. Es fácil distinguir el cerro La Campanita recortado detrás de las imágenes de la trilla. Quizás por contactos don Manuel Calcagno Silva (Mario D'Alba, quien había sido secretario personal del Presbítero Rubén Castro Rojas, fundador de la UCV.