15-08-2007

"Nuestro Barrio"

"NUESTRO BARRIO": UNA EXPERIENCIA DE COMUNICACIÓN POPULAR

.........................................................

El pasado 15 de julio la Red de Articulación y Comunicación Comunitaria ARCCO Chile, se dio cita en la Ciudad de Limache para su 3° JORNADA DE TRABAJO 2007 - CONSTRUYENDO NUESTRA MEMORIA "NUESTRA EXPERIENCIA UN APORTE".

La actividad fue convocada en el marco de la experiencia de recuperación de memoria que se esta desarrollando en tres comunidades elegidas por las organizaciones sociales que participan del Programa por un MERCOSUR Social y Solidario, quienes tienen el desafió de realizar una acción piloto que pueda ser replicable en los otros países miembros del Programa.

A propósito de esta actividad fui invitado a compartir, como miembro fundador de Arrco en 1996, mi experiencia asociada a la Red de Prensa Popular, sustentada durante un buen tiempo por la ONG Educación y Comunicaciones, ECO.

Junto con detallar el proceso que dio origen a Arrco, presenté la experiencia de comunicación popular desarrollada en Ramaditas en los años ’80 de la cual fui parte. La edición del boletín Nuestro Barrio por espacio de 8 años integró otras iniciativas autogestionadas en plena dictadura. En el presente artículo rescato algunos aspectos de esta experiencia.



El Barrio O’Higgins es un conglomerado de cerros: Rocuant, San Roque, Ramaditas, Delicias, Cuesta Colorada. Durante la década de los 70 fue considerado un enclave de izquierda y de un potente tejido social y político. No es extraño que durante la década de los 80, Ramaditas alzara y propusiera una forma de organización que denunciara y promoviera acciones educativas y de asociatividad necesarias para enfrentar un modelo social y político represor.

"Nuestro Barrio" nace en el seno de esta resistencia o en medio de la construcción de una Zona de Paz que un colectivo de cristianos comprometidos se dieron la tarea de mantener y canalizar.

Para el año 80, como la gran mayoría de uds. conocen, el país comenzaba a expresar sus denuncias y demandas. Luego vendrían las protestas populares y cacerolazos.

En este escenario, es que nace el Centro Integral de Educación Popular, colectivo amplio de pobladores y profesionales que se unen en pos de generar movimiento social a fin de romper con la lógica de exclusión que la dictadura propiciaba.

De esta manera, "Nuestro Barrio" fue una iniciativa, entre otras, que logró hacer lo suyo. El Centro de Educación Popular Ramaditas, más conocido como CIEP, fue un aporte relevante en el movimiento social de la V región. A partir del año 84 se logró implementar en forma autogestionada un Jardín Infantil mantenida por los mismos pobladores, al margen de toda cooperación estatal. En calle Labulaye funcionó hasta el 85, año del terremoto. En la misma lógica de autogestión, surge un Comprando Juntos, una Amasandería Popular, un Taller de Estructuras Metálicas, un Taller de uso de Tecnologías Alternativas para generar economía doméstica, una Biblioteca Comunitaria, un Centro Juvenil, varios Grupos de Mujeres y un grupo de Salud.

Existen dos hitos importantes en la vida del CIEP. En Diciembre del año 87, dos de sus integrantes, comienzan la Huelga de Hambre por la unidad de la Oposición “Chile está Primero”. El objetivo de la Huelga perseguía y demandaba a la oposición de ese entonces, dividida en varios conglomerados, unirse de una vez para hacer frente a la dictadura para garantizar un solo bloque ante el inminente plebiscito del 88.

Durante la acción, Osvaldo y Waldo fueron visitados por personalidades del mundo politico y social, entre otros Ricardo Lagos, Patricio Aylwin, Fanny Pollarollo, Pepe Aldunate, Obispo Camus, Luis Maira, entre otros y otras.

La Huelga concluye a fines de diciembre y se firma una declaración con la asistencia de los máximos dirigentes políticos de ese entonces.

El segundo hecho lo constituye el lanzamiento de la Campaña por las Elecciones Libres que se realiza en el Barrio O’Higgins (Cerro San Roque y Ramaditas), la que será pionera en generar el estilo de campaña que luego será replicada en el plebiscito del ‘88 por parte de la oposición.

Hablar de "Nuestro Barrio", aquel boletín popular fotocopiado modestamente por los años 80, es hablar de personas, dirigentes, jóvenes, mujeres, liceanos, universitarios, cesantes y profesionales que se negaron a aceptar un modelo social y político basado en la cultura de la muerte.

"Nuestro Barrio" era eso, un boletín modesto, mayoritariamente sostenido y desarrollado por jóvenes estudiantes secundarios: Liliana Gajardo ,Alex Muñoz, Osvaldo Oliva, Mauricio Rojas, Brenda Muñoz, Osvaldo Muñoz, Juan Carlos Arriola y algunos otros compañeros y compañeras que eventualmente también aportaron. Su confección original realizada en una sencilla máquina de escribir, iba acompañada de las antiguas letras set, plagada de correcciones con tipex líquido, delabata su carácter de medio principiante.

La historia gráfica de Nuestro Barrio registra un avance hacia la impresión offset, la cual se concretó allá por el 88.

"Nuestro Barrio" fue editado en mimeógrafo, manual y eléctrico; fotocopiado obviamente en un solo color, también conoció el sistema dito o hectógrafo, usado ampliamente por las educadoras de párvulos, pero que como método masivo realmente fue un calvario. Uno de los ingredientes de la pasta contenía Glicerina liquida, producto solo existente en farmacias y controlado. Su venta debía registrarse bajo identificación con carné en mano.

"Nuestro Barrio" nunca conoció los programas computacionales que hubieran facilitado su diseño y montaje. Siempre se uso la mesa de luz, cemento caucho y elementos básicos para su preparación. Su corto tiraje de 50 ejemplares en un principio, permitía llegar a vecinos simpatizantes opositores a la dictadura y de vez en cuando alguien aportaba algún dinero para continuar su desarrollo.

En general, "Nuestro Barrio", fue un medio que pretendía sensibilizar a la gente sobre la realidad nacional y además educar. Temas como la violencia intrafamiliar, uso de tecnologías apropiadas o alternativas, noticias locales, rol de la iglesia frente a la situación política, estrategias de economía casera, promoción de los comprando juntos, promoción juvenil, autogestión, marcaron una línea de desarrollo centrada en la promoción de la democracia.

Para el año 85-86, Nuestro Barrio era parte de la Red de Prensa Popular, agrupación informal con carácter nacional que reunía a gran cantidad de colectivos que desarrollaban comunicación popular en sus diversos soportes comunicacionales. La Red de Prensa era sostenida y promovida por ECO Comunicaciones. La red se independizó de ECO por el año 93 y se formalizó jurídicamente, sin embargo después de un par de años, desaparecía con una trayectoria de casi 10 años de trabajo.


"Nuestro Barrio" logró ser financiado con aportes de la Red ante presentación de proyectos para impresión de las ediciones. El boletín logro ser editado bajo esta modalidad hasta el año 86.

Con la llegada de la democracia, para los años 90, el boletín seguía constituyendo un medio de expresión de temas que ahora eran favorecidos por la avalancha de temas sociales postergados y necesarios para la reconstrucción del país y noción de ciudadanía.

El último ejemplar de "Nuestro Barrio" que conservo con mucho significado corresponde al año 90, está impreso en offset, color verde, en formato doble carta y es eminentemente informativo. A la fecha, en Ramaditas, no se ha vuelto a editar un boletín similar.

De sus integranteS, puedo compartir que no nos hemos vuelto a reunir, salvo en alguna ocasión particularmente dolorosa en que hemos debido despedir a algún compañero para siempre. Sin embargo, lo realizado de alguna manera cultivó en nosotros un interés y afecto por las formas comunicativas y su rol sociopolítico en contextos autoritarios.

Puedes consultar:

www.eco.cl

http://www.redarcco.blogspot.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

pura basura comunista, sembranddo el odio

Juan Carlos Araya A dijo...

Para hacer una crítica justa o absurda hay que por lo menos hacerse responsable de sus palabras

Memoria Barrio O'Higgins dijo...

Don Juan Carlos Araya, agradezco vuestro comentario. La democracia permite la libre expresión de ideas.La intolerancia es la responsable de situaciones dolorosas ayer y hoy en nuestro pais.